Un préstamo puente puede darle una ventaja competitivaleft
En un mercado favorable a los vendedores, la competencia por las casas puede ser feroz. Muchos vendedores rechazarán cualquier oferta recibida que incluya una cláusula condicional (por ejemplo, una cláusula que estipule que la oferta depende de que el comprador venda su propia casa). Esto puede ser problemático para el comprador que, efectivamente, tenga que vender su casa.

Algunos compradores, para ser competitivos en un mercado difícil, optan por tomar un préstamo puente (también conocido como financiamiento puente o "swing loan"). Un préstamo puente cubre la brecha que existe entre el momento en que el comprador cierra la operación por su nueva vivienda y aquél en que vende su antigua casa.

Por lo común, un préstamo puente se estructura como un préstamo a un año. El préstamo puente salda lo adeudado por la primera casa del comprador, y los fondos remanentes, deducidos los costos de cierre y seis meses de intereses, se aplican al pago inicial por la nueva casa.

Si la primera casa no se ha vendido una vez transcurridos seis meses, el comprador debe comenzar a realizar pagos de intereses únicamente respecto del préstamo puente. Una vez vendida la primera casa, se cancela el préstamo. Si la antigua casa se vende dentro de los primeros seis meses, cualquier pago de intereses no devengado se acredita al comprador.

Éste es el típico escenario de préstamo puente para la mayoría de los compradores. En algunos casos, es posible que el comprador reúna las condiciones necesarias para obtener un préstamo puente que simplemente agregue el costo de la nueva a casa a su deuda existente.

Un préstamo puente puede ayudarlo a hacer una oferta competitiva por una propiedad, aunque su primera casa todavía esté por venderse. Si desea aprovechar esta pequeña ventaja extra de negociación, reunámonos para hablar sobre sus opciones. Dígame en qué momento es más conveniente que me comunique con usted. ¡Espero tener la oportunidad de ayudarlo!